BADEN POWELL, EL PARQUE DE GILWELL, LA INSIGNIA DE MADERA

“La Insignia de Madera en sí misma, no tiene ningún valor material”

Parece que no pasa de ser un pañuelo de un color indefinido unido por un pasador de cuero de textura un tanto basta y rodeado por dos pedazos de madera colgados de un cordón de cuero.

 

Sin embargo, esta insignia es guardada como un “tesoro por los más viejos, ambicionada por los más nuevos y usada con orgullo por los de mediana edad”. Lo importante a saber es que cada parte de la Insignia de Madera, las cuentas, el collar de cuero, el pañuelo y el pasador tiene su historia.

 

El Comienzo

Todo comenzó con un hombre, un parque y un sueño: “el de adiestrar dirigentes scouts capaces de hacer un Escultismo cada vez mejor”.

En la clausura del III Jamboree Mundial de 1929 21º Aniversario del Nacimiento del Movimiento Scout, celebrado en Arrowe Park, donde participaron 56.000 scouts de 69 países, el Rey Jorge V concedió a Sir Robert Baden-Powell el título de Barón.

Baden Powell tomo para si el título de Lord Baden-Powell of Gilwell, pero… ¿Por qué Gilwell? ¿Por qué no Mafeking, cuyo asedio le hizo famoso?, o ¿Pax Hill donde tenía su casa?

Ni siquiera había oído hablar de Gilwell hasta 1918 y no obstante en once años pasó a significar tanto para el que incluyo el nombre de dicho parque en su título.

En la primera década del Movimiento Scout, el adiestramiento de los dirigentes se hacía de manera empírica.

Cuando los niños o jóvenes formaban patrullas tenían la costumbre de pedir a un hermano mayor, un papá, un tío o un amigo que hiciera las veces de Jefe de Tropa.

Estos jefes de tropa comenzaron a intercambiar correspondencia con Baden Powell quien los «adiestraba» a la distancia.

En seguida se inauguraron algunas clases en la Oficina Nacional (Imperial Headquarters) a las que asistían los dirigentes nuevos.

A finales de 1918, acabada ya la I Guerra Mundial, Bi- Pi dijo que se necesitaban dos terrenos: uno, donde los scouts de Londres fuesen a acampar sin largos y costosos viajes y un segundo terreno donde pudiese establecer un centro de capacitación para dirigentes scouts.

Súbitamente, ambos sueños se volvieron realidad y justamente en el mismo terreno: Gilwell Park, a unas veinte millas de Londres.

Francis Morgan, que por aquel entonces era Comisario Nacional, contó como paso todo:

Un día, cuando andaba por los pasillos de la sede nacional, encontró un hombre de aspecto próspero y le pregunte con educación si podía ayudarle. Dijo que quería hacer algo por el Movimiento Scout.

Lo lleve entonces a mi oficina y nos sentamos para conversar sobre el asunto.

Descubrí entonces que “su hacer algo por el movimiento” debía ser de la naturaleza de algunos miles de libras.

A esa altura de la conversación, le conté que es lo que estaba en la mente de Bi – Pi y la idea de gusto.

Volvió más tarde para hablar con Bi – Pi y todo quedo acordado. Se trataba de William deBois MacLaren, el magnate del caucho, un hombre de negocios escocés con enlaces en Londres.

Comenzó entonces la búsqueda de un terreno adecuado.

Se nombró un pequeño comité dirigido por Sir Percy Everett quien puso inmediatamente manos a la obra. El comité visito varias propiedades sugeridas por agentes de ventas, pero sin éxito.

Un día, un joven ayudante de jefe de tropa menciono a uno de los miembros del comité una propiedad que él conocía por ir allí habitualmente a observar pájaros.

Dicha propiedad se llamaba Gilwell.

Con gran entusiasmo, dos miembros del comité saltaron a una motocicleta y fueron hasta allí.

Era el día 8 de marzo de 1919.

Se notaba que la propiedad estaba descuidada desde hacía mucho tiempo.

Con bastante dificultad consiguieron leer el nombre del agente de ventas escrito en un panel ya muy deteriorado.

Más tarde todo el comité visito la propiedad, que impresiono favorablemente a sus miembros.

Bi – Pi (que se encontraba en Estados Unidos) y MacLaren fueron informados de inmediato de que era un terreno admirable para el fin que tenían en mente.

La compra de la propiedad fue efectuada y para perpetuar la memoria del generoso donante, un pequeño pedazo de Tartán MacLaren fue colocado en el pañuelo Gilwell.

Es triste hacer notar que MacLaren no vivió el tiempo suficiente para poder apreciar el resultado global de su maravilloso ofrecimiento porque falleció en 1921.

A lo largo de los años fueron adquiridas propiedades adyacentes para satisfacer las necesidades de crecimiento del parque.

La inauguración oficial de Gilwell fue el sábado 25 de Julio de 1919. El Jefe Scouts y su esposa presidieron el acto y la señora MacLaren cortó una cinta que cruzaba la puerta principal.

El señor MacLaren fue condecorado por Bi – Pi con la orden del Lobo de Plata por su generosidad.

El primer curso de adiestramiento para Jefes de Tropa, dirigido por Bi Pi, tuvo lugar del 8 al 19 de septiembre de 1919.

Primer Curso Insignia de Madera

Primer Curso Insignia de Madera 1921

Asistieron 19 Jefes de Tropa de diferentes edades y profesiones, que vinieron de Inglaterra y Gales. En 1921 se realizó el primer Curso de Insignia de Madera en Rama Lobatos (con bastante reticencia por parte de los Scouters de Rama Scout) y la insignia que se otorgaba tenía ¡un colmillo de lobo, agujereado, en el extremo del collar! Pronto se agregó una cuenta en el otro extremo.

 

Esta antiecológica costumbre se descontinuó casi de inmediato. En 1926 se hizo el primer Curso de Insignia de Madera en Rama Rovers, en 1928 el primer Curso para Comisionados, en 1937 el primero para Jefes de Grupo y en 1958 el primero en Rama Scouts Mayores.

 

En cuanto a los adiestradores, en 1924 Bi – Pi aprobó la política de difusión de los Cursos de Insignia de Madera y se creó el concepto de «Delegados del Jefe de Campo de Gilwell» (D.J.C.), que pronto recibieron dos cuentas adicionales para testimoniar que, además de su tarea básica como dirigentes de jóvenes, tenían la responsabilidad de transmitir sus conocimientos a otros adultos, como Directores del Curso de la Insignia de Madera. Nació así el collar de Cuatro Cuentas.

 

El propio Bi – Pi pasó a usar un collar de cuatro cuentas (algunas fuentes recientes que han revisado piezas de museo que correspondieron al uso habitual de Bi – Pi dicen que su collar personal habría tenido seis cuentas) y a funcionar como director en numerosos cursos tanto en el Parque de Gilwell como en otros lugares.

 

Para obtener el nombramiento de D.J.C. (Diputado del Jefe de Campo), G. Ak. (Guía de Akelas) o D. J. C. R. (Diputado del Jefe de Campo para Rovers), era costumbre ser invitado a participar nuevamente en el Curso de la Insignia de Madera, esta vez como «tutor» de una patrulla, seisena o equipo, y quizá se podía conducir alguna sesión eminentemente práctica.

 

Esta situación de transición, en la que se formaba parte del «equipo» como un «agregado» pero no se era «cursante» servía para comprender el proceso y capacitarse para dirigir el Curso.

El Collar

Cuando el primer grupo de Scouters concluyó su entrenamiento 1919, Bi – Pi pensó que debería de haber una forma de reconocer e identificar el nivel de adiestramiento obtenido, así como ser la única insignia utilizada y ganada por los Scouters.

La correa de cuero con que se forma el collar, se han creado leyendas:

  • Durante el sitio de Mafeking, Bi – Pi conoció a un viejo africano. El hombre tomó de su cuello una tira delgada de cuero, la puso en las manos de Bi – Pi: y le dijo: «Use esto, mi madre me lo dio como señal de buena suerte. Ahora le traerá buena suerte a usted». Años después Bi – Pi usó dicha correa de cuero para hacer los collares de los participantes del primer curso de Insignia de Madera.
  • Al estar buscando entre sus recuerdos algo para darles a los Scouters que habían tomado su curso, Bi – Pi vio unas botas viejas y considerando que la Insignia de Madera debería simbolizar humildad, tomó las agujetas que estaban hechas de cuero de ballena y con ellas formó los collares haciéndole ver a quienes la recibían que más que una insignia que ostentar, la Insignia de Madera es un humilde reconocimiento a la ardua labor de servicio del dirigente scout en pro de la juventud.
  • Hay también quienes dicen que se inspiró en la correa que usaban los militares de la caballería de los Estados Unidos sobre su sombrero. Según esto, como se veía bonito, lo adoptó al necesitar hacer algo como reconocimiento. Lo recordó y elaboró la Insignia de Madera simulándolo.

Las Cuentas de Madera

El encontró entre los suvenires de su carrera militar que los más convenientes eran un collar de cuentas de madera y una correa de piel, ambos recuerdos de la campaña en Sudáfrica y los Boers respectivamente.

El collar de 4 metros de largo, estaba confeccionado con más de 1000 cuentas hechas con la madera del árbol amarillo, el cual crece en Sudáfrica y que tiene el centro suave, por eso cuando las cuentas fueron talladas, este centro hizo un pequeño corte natural en cada una de las cuentas.

Estas cuentas estaban enlazadas por un largo cordel hecho de cuero sin curtir.

Dicho collar era una distinción que confería nobleza a los guerreros destacados.

Este en particular fue utilizado en grandes ocasiones por Dinizulú de Usutu, Rey de los Zulús y le fue conferido a Bi – Pi en 1888 durante las hostilidades que arrastraron a Natal y el país Zulú.

Cabe aclarar que Dinizulú fue el hijo mayor del Jefe Zulú Chaka del cual existe toda una gran leyenda.

 

Bi – Pi tomo dos maderos del collar y los ató con una correa de piel.

Originalmente la insignia fue utilizada de una forma práctica en el sombrero, sirviendo la correa como barbiquejo ayudando a mantenerlo firme.

 

Años más tarde la insignia fue removida del sombrero y vestida alrededor del cuello, así como el uso de la Pañoleta de Gilwell y el nudo fueron añadidos como emblemas.

El collar de la Insignia de madera se otorga con dos maderos que es el emblema universal, pero únicamente durante los cursos los Instructores portan Tres Maderos, y el Director del Curso Cuatro Maderos.

Bill Hillcourt el primer Insignia de Madera en América y pionero del adiestramiento como una distinción portó cinco maderos.

Por último, diremos que el Jefe de Campo de Gilwell debido a lo significativo de su rango porta seis maderos de los originales en su collar, mismo que se entrega una vez dejado el cargo.

Luego del primer Curso Insignia de Madera Lobatos 1924, se entregaron cuentas con dientes de Lobo, costumbre que muy pronto fue eliminada, entregando a todos los Insignias de Madera las mismas cuentas.

Al agotarse los maderos del collar original, las réplicas fueron hechas de nogal de Gilwell Park.

Estas son usadas por miles de hombres y mujeres alrededor del mundo, que han llevado a cabo su adiestramiento.

En 1965 los descendientes de Dinizulú pidieron la devolución del collar original, pero cuando se les explicó para que habían sido utilizados, ellos se sintieron satisfechos.

La historia tiene ahora un círculo completo, ya que el actual y único Jefe de la nación Zulú, Cyprian Bhekuzulu Nyangazizwe, nieto de Dinizulu hizo su Promesa Scout el 4 de septiembre de 1965, ante una reunión de miles de Scouts Zulús en Kwakhethomthandayo. La Villa Real Zulú, cerca de Nongoma en Zululandia.

El Pañuelo de Gilwell

El Pañuelo de Gilwell define además algunas características que se pretenden en el dirigente scout Insignia de Madera.

Oficialmente el pañuelo tiene por fuera un color rosa ceniza (el color de la humildad) y por dentro color rojo ladrillo (para significar el calor de los buenos sentimientos).

CÁLIDO POR DENTRO Y HUMILDE POR FUERA y eso es lo que el pañuelo significa.

Cerca de la punta hay un pedazo de ajedrez de un patrón venido de Escocia.

Como no podía ser de otra forma es el Tartán del Clan MacLaren y sirve para recordarnos el gesto generoso de deBois MacLAren al haber ofrecido al Movimiento el Parque Gilwell, gesto ese que hizo posible la aparición del adiestramiento para dirigentes scouts siguiendo el esquema Insignia de Madera.

El tejido del pañuelo está registrado lo que significa que no puede ser usado en ninguna ropa, ni puede sufrir ningún tipo de alteración o añadido.

Después de los primeros cursos, los participantes que se reunían periódicamente pidieron a Bi – Pi un distintivo más que los uniera, y llegaron al acuerdo de que una pañoleta común a todos sería lo más indicado. Fue entonces cuando la idea de crear el Grupo 1 de Gilwell tomó forma en la mente de nuestro fundador, el cual buscó una tela que simbolizara a la vez: La Humildad de servidor de los muchachos y la Pasión de cumplir la labor.

Notó que la tela de una antigua camisa que usaban los soldados del 13er. Regimiento de Húsares cumplía con ese objetivo.

Es por eso que originalmente las pañoletas eran de color gris (el color de la humildad) en el exterior y rojo en el interior.

Actualmente la parte exterior de las pañoletas varía de un color beige arenoso a un color rosa pálido. Asimismo, en el extremo de la pañoleta no se hace el nudo de la buena acción ya que el portador se encuentra en servicio permanente.

El Pasador

En los primeros tiempos el Pañuelo de Gilwell se ataba simplemente con un nudo más, a partir de 1921, comenzaron a usarse variadísimos pasadores para unir el pañuelo.

En los inicios del adiestramiento, encender el fuego por fricción era una gran novedad que se acostumbraba a mostrar en los cursos Insignia de Madera.

El equipo principal necesario era un cordón de cuero, comprobándose por experiencia que era la correa de las máquinas de coser Singer la que suministraba el mejor cordón al efecto.

Bi – Pi sugirió a la jefatura de Gilwell Park que crease y probase un pasador especial para acompañar a la Insignia de Madera.

Así, haciendo uso de dos cordones de los de encender el fuego por fricción, Bill Shankley (que servía por aquel entonces en Gilwell) realizo una piña de dos vueltas que fue adoptada como pasador oficial.

A Partir de entonces al final del curso se recibían el Pañuelo y el Collar de Gilwell junto con el pasador oficial.

En 1943 el Jefe del Campo Gilwell pensó que debería haber alguna forma de distinguir las diversas etapas del curso.

Parecía lógico atribuir una parte de la insignia de madera a quien estuviese en camino de conquistarla.

Así, a partir de 1943 el pasador de Gilwell paso a conseguirse tras el curso preliminar, significando que su poseedor estaba camino de conseguir la Insignia de Madera.

En cuanto al pañuelo y al collar, esos continuaron siendo entregadas tras la finalización del curso Insignia de Madera.

El Logotipo del Hacha y el Tronco

El logotipo del hacha incrustada en el tronco de árbol comenzó a utilizarse por la década de 1920 cuando en los primeros cursos impartidos en Gilwell Park era primordial el adiestramiento en técnicas de campismo.

Por esa época no se utilizaban las hachas de mano, sino que las de mango largo conocidas como de «leñador»: Se hacía gran énfasis en dejar estas hachas enclavadas en un tronco como medida de seguridad.

Muy pronto por todo Gilwell Park se hizo característico ver las hachas clavadas en sus respectivos troncos debido a la cantidad de cursos que se impartían.

Fue Sir Francis Gidney quien tuvo la idea de adoptar este logo ya que significa que un entrenamiento de Insignia de Madera está en curso.

El Cuerno de Kudú

Durante la campaña en África, Baden Powell noto que los Guerreros Matabeles para reunirse hacían sonar el cuerno de un antílope llamado Kudú, el cual poseía una gran sonoridad, así como podía hacerse oír a una gran distancia.

Años más tarde en el histórico campamento de la Isla de Brownsea, Bi – Pi utilizó un cuerno de Kudu para reunir a los primeros Scouts.

El cuerno de Kudú no volvió a utilizarse sino hasta 1920, cuando fue utilizado en los cursos de adiestramiento.

El cuerno original fue depositado en Gilwell, donde era sonado cada vez que un curso comenzaba para reunir a los participantes.

Este cuerno que cual trompeta de un heraldo anunció el Nacimiento del Escultismo, ahora reunía Scouters de todas partes del mundo para «Hacer cuanto de ellos dependa para dejar este mundo mejor de cómo lo encontraron”.

Los Nombres de las Patrullas de los Cursos de Insignia de Madera

En muchos países, durante los cursos de Insignia de Madera los Scouters que se están adiestrando se agrupan en patrullas, las cuales siempre conservan su nombre de un curso a otro, al igual que las de una tropa normal, por lo que es común escuchar en las Reuniones de Gilwell, que los miembros de varias generaciones de una misma patrulla cuenten sus anécdotas.

La Canción de Gilwell

 

Desde que se realizó el Primer Curso, es tradicional que durante el adiestramiento y las Reuniones de Gilwell se entone la canción “Vuelvo a Gilwell” (Back to Gilwell).

 

Originalmente esta canción tenía la siguiente letra:

 

 

“Vuelvo a Gilwell”

(Back to Gilwell)

 

Yo era un buen Lobato, un buen lobato de ley

Me siento flaco y viejo, más Lobatear no se

Me siento viejo y flaco, mas Lobatear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Scout, un buen Scout de ley

Me siento flaco y viejo, más Scoutear no se

Me siento viejo y flaco, mas Scoutear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Rover, un buen Rover de ley

Me siento flaco y viejo, más Roverear no se

Me siento viejo y flaco, mas Roverear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Toro, un buen Toro de ley

me siento flaco y viejo, más torear no se

me siento viejo y flaco, más torear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Lobo, un buen Lobo de ley

me siento flaco y viejo, más lobear no se

me siento viejo y flaco, más lobear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer.

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Cuervo, un buen Cuervo de ley

me siento flaco y viejo, más cuervear no se

me siento viejo y flaco, mas cuervear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer.

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Chorlito, un buen Chorlito de ley

me siento flaco y viejo, más Chorletear no sé

me siento viejo y flaco, mas Chorletear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer.

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

                                                                                  

 

Para la década de los años 20, la letra había sufrido el siguiente cambio (ya se habían dictado más de 15 cursos Insignia de Madera en Gilwell):

 

 

“Vuelvo a Gilwell”

(Back to Gilwell)

 

Yo era un buen Jefe, un buen Jefe de ley

Me siento flaco y viejo, más jefear no se

Me siento viejo y flaco, mas jefear no sé

Un curso cuando pueda voy a hacer/

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Toro, un buen Toro de ley

me siento flaco y viejo, más torear no se

me siento viejo y flaco, más torear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Lobo, un buen Lobo de ley

me siento flaco y viejo, más lobear no se

me siento viejo y flaco, más lobear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer.

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Cuervo, un buen Cuervo de ley

me siento flaco y viejo, más cuervear no se

me siento viejo y flaco, mas cuervear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer.

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Yo era un buen Chorlito, un buen Chorlito de ley

me siento flaco y viejo, más Chorletear no sé

 

me siento viejo y flaco, mas Chorletear no sé

un curso cuando pueda voy a hacer.

 

/Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

                                                                                  

La Conferencia Mundial (W.O.M.S.) reunida en Helsinki, Finlandia, en 1969 aprobó la 2da Política Mundial de Formación por la cual se dio autonomía a los países para administrar sus propios sistemas de Formación de Dirigentes de Unidad y de Jefes de Grupo y Comisionados. Gilwell Park dejó de ser el Centro Mundial de la Formación; de allí en adelante las cosas en el Adiestramiento cambiaron significativamente, cada país desarrolló su propio adiestramiento, con la excusa de que solo cambios la forma, pero no cambiamos el fondo, no se dieron cuenta que de tanto cambiar la forma se termina cambiando el fondo; fue así que cambiaron tanto, que hasta la canción de Gilwell fue modificada.

 

“Vuelvo a Gilwell”

 

Yo era un buen jefe, un buen jefe de ley

Me siento flaco y viejo, más jefear no se

Me siento viejo y flaco, mas jefear no sé

Un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Una vez fui cursante y buen cursante fui

me cansé de la Tropa y de estar en la ciudad

ya viejo y preocupado no sé qué voy a hacer

volveré a hacer mi curso otra vez/

 

Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Una vez hice el curso y mucho me agradó

sobraron tiempos libres y siempre me bañe

pero no tuve suerte y nunca lo aprobé

volveré a hacer mi curso otra vez/

 

Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Quedé de cocinero y nunca cociné

mandaron por el agua y nunca la busqué

cuando era intendente nunca a tiempo llegué

volveré a hacer mi curso otra vez/

 

Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

La hora de inspección yo nunca olvidaré

las cosas que escondimos y todo para qué

si ya las encontraron y nada hay que hacer

volveré a hacer mi curso otra vez/

 

Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

De todo este curso algo no olvidaré

la charla Siempre Listo y el susto que pasé

ustedes esto saben y nada más diré

volveré a hacer mi curso otra vez/

 

Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

 

Llegó la despedida y triste yo me iré

espíritu escultista aquí yo lo encontré

eslabón de esta cadena ahora yo seré

volveré a hacer mi curso otra vez/

 

Vuelvo a Gilwell, tierra feliz

un curso cuando pueda voy a hacer/

SITUACIONES DE GILWELL

El meridiano de Greenwich que determina la hora cero, pasa exactamente por el parque. En el Jamboree de Arrow Park en 1929, Scouts de 69 países le pidieron a Bi – Pi que tomara el título de Lord Baden Powell of Gilwell.

En la segunda guerra mundial un agujero hecho por una bomba es actualmente utilizado para entrenar canotaje. Existe una estatua de un Búfalo de Bronce en memoria del Scout Desconocido cuya buena acción trajo como consecuencia la fundación de los Scouts en Estados Unidos.

En julio de 1929 una delegación de Scout Chilenos viaja al Jamboree de Inglaterra y al Campamento de Barcelona.

El día 7 de agosto de 1929, la delegación chilena hace entrega a Baden Powell, de una estatua «El Toqui», la cual se encuentra hoy en día, en el Parque de Gilwell.

Las personas que han acampado ahí afirman que hay fantasmas rondando el parque.

El Certificado

Para todo aquel poseedor de la Insignia de Madera, son conocidas las palabras del escritor Ruyard Kipling que se encuentran en su certificado, las cuales fueron escogidas por Baden Powell como reflexión para el Scouter Adulto hacia los Jóvenes de su sección.

 

«¿Quién ha percibido el olor de la hoguera en el crepúsculo? ¿Quién ha escuchado el crepitar de los leños de abedul? ¿Quién comprende con viva presteza los murmullos de la noche? Permitidle seguir con los otros, porque la Juventud ya encamina sus pasos hacia los campos de la aspiración satisfecha y del encanto reconocido.»

 

¿Qué es el Grupo N° 1 de Gilwell?

El Grupo N° 1 de Gilwell no es, como a veces se dice, una especie de clase superior de dirigentes scouts, sino un lazo que une a aquellos que participan de una experiencia común: la Insignia de Madera. Todos aquellos, por tanto, que la consiguen, sea en Gilwell o en cualquier otro campo escuela y que asuman la responsabilidad de dar ejemplo como buenos dirigentes scouts, son miembros del Grupo N° 1 de Gilwell.

Los integrantes del Grupo N° 1 de Gilwell no son miembros de una casta superior, sino que son un conjunto de dirigentes que han iniciado su adiestramiento y que deben tener como lema la frase «Saber para servir», con la conciencia de que su permanencia en el Movimiento tiene el único objeto de ayudar a la formación del carácter de los muchachos, para que se conviertan en buenos ciudadanos, evitando creerse merecedores de homenajes y servidumbres. LA ÚNICA RAZÓN DE SER DEL ADULTO EN EL MOVIMIENTO SCOUT SON LOS MUCHACHOS.

El grupo en sí mismo es un poco extraño. Rompe todas las reglas de todos los P. O. R. del mundo.

No hace ninguna de las cosas que un buen Grupo Scout debe hacer. Los miembros del grupo se encuentran como máximo una vez al año en su famosa reunión anual donde solo está presente un número muy reducido de sus miembros.

¿Por qué? Porque el Grupo N° 1 de Gilwell es el grupo de scouts con mayor número de efectivos que existe y sus miembros están dispersos por todo el mundo contribuyendo con su trabajo a un Escultismo cada vez mejor.

A pesar de la reducida asistencia de miembros a la reunión anual, la fraternidad y la alegría son enormes en este grupo. Para comprobar esto, está la Canción de Gilwell que esta traducida en numerosas lenguas.

Por más lejos que puedan estar de la sede del Grupo, todos los miembros reconocen su responsabilidad no solamente para con Gilwell, sino sobre todo para con todo el Movimiento Scout.

De igual forma reconocen a Bi – Pi como su único Jefe de Grupo.

Percy Everett y el collar de las seis cuentas

Percy Everett, fue un periodista que trabajaba en la empresa editorial del magnate Pearson, el que tenía un convenio con Baden-Powell para la publicación de «Movimiento Scout para Jóvenes» (también conocido como Escultismo para Muchachos) y de las revistas «The Scout» y «The Scouter».

Fue enviado por Pearson a la Isla de Brownsea para hacer un informe de la experiencia que Bi – Pi desarrolló allí con los muchachos en agosto de 1907. De esa época data su amistad con el Fundador.

Con el tiempo Percy Everett sería un eficaz colaborador del Movimiento Scout en múltiples funciones: formador de dirigentes, administrador, organizador, dirigente territorial y hasta tesorero de la Asociación de Guías.

En cierta oportunidad, en la década de 1920, Bi – Pi regaló a Everett un collar con seis cuentas tomadas del collar original de Dinizulú. No hay una explicación concreta que ayude a entender la razón de este regalo tan particular, posiblemente Bi – Pi pensó que Percy era un colaborador tan efectivo que debía reconocer su capacidad en las tres ramas que tenía el Movimiento en la época, y por eso le habría dado seis cuentas (dos por los Lobatos, dos por los Scouts y dos por los Rovers).

Pero todo es especulación. Lo cierto es que nadie, salvo Percy Everett y quizá el propio Bi – Pi, usaba más de 4 cuentas. En 1947, cuando se abrió nuevamente Gilwell después de la II Guerra Mundial, la jefatura de este campo pasó del Coronel John S. Wilson (quien desde 1938 unía a aquel cargo el de Director de la Oficina Scout Mundial que ahora cumpliría a tiempo pleno) a John Thurman.

En esa oportunidad apareció Percy Everett y regaló a Thurman su collar de seis cuentas al tiempo que solicitó que ese collar pasase a ser el símbolo que distinguiese al Jefe de Campo de Gilwell.

Aunque se suele decir que Thurman fue el único Jefe que lo usó constantemente, en la práctica sus sucesores lo han usado con regularidad y actualmente el collar de las seis cuentas es el distintivo de cargo del Director de Programa y Formación (Métodos Educativos) de la Asociación de Scouts del Reino Unido que es el nombre actual al que podría equivaler el de Jefe de Campo de Gilwell.

Lo cierto es que el collar sigue en torno al cuello de un dirigente y no está en el Museo de Gilwell, aunque es menester aclarar que sólo aparece en torno al cuello de su poseedor cuando viste uniforme, puesto que la mayor parte del tiempo el cargo se ejerce vistiendo ropas corrientes y entonces el collar descansa en el ropero, como le he escuchado decir a Stephen Peck, su actual custodio, el día que me pasó el collar para curiosear sobre éste.

William Hillcourt y el collar de las cinco cuentas.

Hillcourt fue un dirigente de origen danés (Vilhelm Bjerregaard) que emigró a los Estados Unidos de América en su juventud.

Allí se dedicó a tiempo completo al Movimiento Scout interesado por el Dr. James West, Jefe Ejecutivo Scout de Boy Scouts of América.

Con el tiempo sería un famoso formador y escritor, autor del Manual del Scout y de innumerables publicaciones para Jefes de Tropa y Guías de Patrulla.

Fue conocido popularmente como «Green Bar Bill» (o Guille, el de las Barras Verdes) en alusión al emblema de los Guías de Patrulla en B.S.A. Amigo de Baden-Powell, fue quien implantó en Estados Unidos el esquema de la Insignia de Madera a partir de 1936.

Al finalizar la II Guerra Mundial, Hillcourt emprendió una obra gigantesca: los cuatro libros clásicos del fundador sobre el Método Scout y sobre la función del dirigente se habían difundido en su versión prácticamente original.

De hecho, respiraban un aire fuertemente británico y estaban dirigidos a niños, jóvenes y adultos que vivían en la lógica de la expansión del Imperio y de la necesidad de llevar la civilización y el progreso a lugares supuestamente atrasados.

Entonces Hillcourt (en algunos casos con la ayuda de Lady Olave S.-C. S. Baden-Powell) se dedicó a preparar la que fue llamada «Edición de la Hermandad Mundial» de «Manual de Lobatos», «Movimiento Scout para Jóvenes (Escultismo para Muchachos)», «Roverismo hacia el Éxito» y «Orientaciones para la tarea del Dirigente Scout (Guía para el Jefe de Tropa)».

Esa versión de estos libros fue la que fue traducida y diseminada por el mundo entero desde ese momento y la que conocemos la mayoría de los dirigentes que hemos estado activos en los últimos cincuenta años.

En una reunión mundial de Adiestramiento realizada con ocasión de la puesta en funciones de la Comisión Mundial de Adiestramiento en la década del ‘60, se adoptó el acuerdo de premiar a Bill Hillcourt por la enorme tarea desarrollada tanto al implantar el sistema de la Insignia de Madera en los Estados Unidos, como al adaptar los libros del fundador.

El acuerdo consistió en otorgar a Hillcourt el derecho a utilizar en su collar de la Insignia de Madera una quinta cuenta que fue tomada del collar original de Dinizulú. «Green Bar Bill» utilizó ese collar hasta su muerte en 1992 y el hecho curioso desapareció con él.

 

Wilfredo M. Valencia Baeza – Insignia de Madera Scout Director de Curso

Bibliografía: El Libro de Gilwell, Verascout, Escoteiros de Portugal.

.

Gilwell hoy.